Anomalías de temperatura (ºC) de las Aguas Superficiales del Océano Atlántico (Norte y Sur) y Pacífico Oriental, 8 de enero de 2018.

Si nos fijamos en la imagen superior, es fácil darse cuenta que a día 8 de enero de 2018, todo el Atlántico Norte (incluyendo a la Región de Desarrollo Principal, RDP) se encuentra afectado por importantes anomalías positivas (aguas más cálidas de lo normal). Sin embargo, en el Atlántico Sur, ocurre todo lo contrario.

Haciendo una consideración global de esta estructura en dipolo de dichas anomalías, tenemos al Modo Meridional del Atlántico, que según el científico y Meteorólogo experto en ciclones tropicales, Philip Klotzbach, ha registrado su segundo valor más alto para un mes de diciembre. Y esto puede tener una repercusión en la temporada de huracanes de 2018…. todo ello después de una explosiva temporada 2017 ¿se repetirá? ¿cómo influirá un océano tan cálido en los huracanes que se desarrollen próximos meses? Os contestamos a estas preguntas a continuación.

¿Qué es el Modo Meridional del Atlántico (AMM)?

El Modo Meridional del Atlántico (AMM) es el modo principal de variabilidad del sistema acoplado océano-atmósfera. Este modo también es conocido como Dipolo del Atlántico o modo inter-hemisférico.

La relación entre la temperatura de las aguas superficiales oceánicas (SST) y actividad ciclónica puede ser considerada como una parte de la relación entre dicha actividad y el AMM.

La AMM afecta a la cantidad de lluvia que cae en el noreste de Brasil y el desarrollo de ciclones tropicales en el Atlántico Norte. Durante una fase positiva de la AMM, la Zona de Convergencia Inter Tropical (ZCIT) se desplaza hacia el norte, causando sequía en esa zona de Brasil. Unas aguas superficiales oceánicas más cálidas, junto con una más débil cizalladura vertical del viento durante estas fases positivas de la AMM, tiende a realzar la actividad de ciclones tropicales en el Atlántico Norte.

Una temporada de huracanes atlánticos 2018 por encima de la media.

Según el Dr. Klotzbach, la persistencia de este patrón podría tener una clara repercusión sobre la temporada de huracanes atlánticos de 2018, en el sentido de estimular una actividad por encima de la media, al encontrarse en fase positiva.

Al parecer, este patrón lleva persistiendo desde el mes de agosto, lo que lleva a pensar en que podría persistir en los próximos meses.

Primeras previsiones de la temporada de huracanes 2018

Y respecto a su repercusión en la temporada de huracanes, si miramos qué ocurrió en otras circunstancias similares, se observa que varias de las temporadas que siguieron a diciembres con AMM en fase positiva fueron temporadas muy activas. Ejemplos claros de ello son 1996, 1999 o 2005, por poner ejemplos cercanos…

En nuestro Foro de Debate, ya tenemos abierto un topic para ir comentando y compartiendo todos estos pronósticos que irán surgiendo en los próximos meses.

Pin It on Pinterest

¡Comparte el post!

Comparte esta noticia con tus amigos