El agua precipitable aumenta en el Planeta

El agua precipitable aumenta en el Planeta

El agua precipitable tiene un papel fundamental en la distribución de las lluvias en el Planeta. Con el aumento global de la temperatura que se está produciendo, la cantidad de humedad en la atmósfera debería de aumentar, al existir más evaporación.

Pero esta relación ¿provocaría más lluvia? ¿Facilitaría una distribución más regular de las precipitaciones o bien influye en una mayor torrencialidad de las mismas? Lo vemos a continuación.

La banquisa ártica es cada vez más joven y de menor espesor

La banquisa ártica es cada vez más joven y de menor espesor

La banquisa ártica es cada vez más joven y de menor espesor. Un estudio de investigación liderado por científicos de la NASA ha constatado que la capa de hielo del Océano Ártico es cada más frágil y que cada invierno se regenera de peor forma que el anterior.

Para llegar a esta conclusión, se han analizado imágenes satelitales y series de observaciones meteorológicas de los submarinos de la US Navy, de más de 60 años de antigüedad.

Una bañera desbordada en el Ártico: el Giro de Beaufort se descontrola

Una bañera desbordada en el Ártico: el Giro de Beaufort se descontrola

El Giro de Beaufort, un enorme remolino que gira en contra de las agujas del reloj al Norte de Alaska y Canadá, se está descontrolando, y ello podría terminar por modificar de forma sustancial la capacidad del Ártico para almacenar hielo y nieve cada invierno así como la forma de distribuirlo hacia el Atlántico Norte.

Según un estudio de investigación del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), este hecho podría acelerar el derretimiento de la banquisa ártica, enfriar las aguas que bañan Europa y anticipar los cambios que los modelos climáticos prevén a largo plazo en el Hemisferio Norte: un tiempo más variable, fresco y húmedo fundamentalmente en Europa Occidental.

Pin It on Pinterest