Una bañera desbordada en el Ártico: el Giro de Beaufort se descontrola

Una bañera desbordada en el Ártico: el Giro de Beaufort se descontrola

El Giro de Beaufort, un enorme remolino que gira en contra de las agujas del reloj al Norte de Alaska y Canadá, se está descontrolando, y ello podría terminar por modificar de forma sustancial la capacidad del Ártico para almacenar hielo y nieve cada invierno así como la forma de distribuirlo hacia el Atlántico Norte.

Según un estudio de investigación del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), este hecho podría acelerar el derretimiento de la banquisa ártica, enfriar las aguas que bañan Europa y anticipar los cambios que los modelos climáticos prevén a largo plazo en el Hemisferio Norte: un tiempo más variable, fresco y húmedo fundamentalmente en Europa Occidental.

El calentamiento del Ártico podría atenuarse por el tráfico marítimo

El calentamiento del Ártico podría atenuarse por el tráfico marítimo

El calentamiento del Ártico previsto por los modelos climáticos y que ya se está reflejando en las observaciones meteorológicas en aquella región del Planeta, podría verse compensado (en parte) por el crecimiento del transporte marítimo.

Según los autores de un estudio de investigación al respecto, la llegada de más azufre a la atmósfera y el depósito de carbón en las superficies nevadas o heladas, debería de atenuar el aumento de la temperatura en el Polo Norte, sobre todo conforme avance el siglo XXI.

El efecto amplificador Ártico traslada el calentamiento del Pacífico intensamente

El Ártico es una zona muy sensible a los cambios que está sufriendo el clima global del Planeta en los últimos años. Prueba de ello es la conclusión a la que ha llegado un estudio de investigación publicado en Nature recientemente: los cambios en el flujo de calor en el Océano Pacífico tienen consecuencias en el clima del Ártico.