El deshielo del Ártico y la alteración de las corrientes oceánicas atlánticas

El deshielo del Ártico y la alteración de las corrientes oceánicas atlánticas

No cabe duda de que el Ártico es la zona del Planeta más sensible al aumento de la temperatura global de la Tierra. Y dicho impacto parece que generará cambios en nuestro clima a no muy largo plazo.

De hecho, durante los últimos años nos hemos hecho eco de distintos estudios de investigación que valoran y predicen cómo se podría modificar el clima en el Océano Atlántico y su área de influencia.

Ahora, Nature ha publicado un nuevo trabajo que analiza la alteración de uno de los sistemas de circulación de agua más grandes del Planeta: la Circulación Atlántica Meridional de Retorno (AMOC, Atlantic Meridional Overturning Circulation).

El calor provoca que las personas tengamos un rendimiento más bajo

El calor provoca que las personas tengamos un rendimiento más bajo

El calor provoca que las personas tengamos un rendimiento más bajo, así lo afirma un estudio de investigación realizado por la Universidad de Harvard el cual responde de forma científica al tópico de que el calor baja la actividad humana.

Este trabajo no es el primero en este sentido. Años atrás otras investigaciones similares concluyeron que el calor provoca una clara pérdida de capacidad cognitiva.

El calentamiento del Ártico extrema el clima en las latitudes medias

El calentamiento del Ártico extrema el clima en las latitudes medias

El calentamiento del Ártico extrema el clima en las latitudes medias. Para la comunidad científica esta afirmación está más que demostrada, tras haberse publicado en la última década multitud de informes de investigación que así lo explican.

El último trabajo nos llega desde Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI).

Las olas gigantes o vagabundas son menos frecuentes pero mayores

Las olas gigantes o vagabundas son menos frecuentes pero mayores

Las olas gigantes son aquellas que aparecen de manera aislada en el mar, en el seno de los temporales duros, que se caracterizan por tener una altura del doble del oleaje promedio que las rodean.

Un reciente estudio científico difundido en Nature, nos informa de que hay evidencias importantes de que este tipo de olas vagabundas, como también se les conocen, están apareciendo con menos frecuencia en los océanos y mares de todo el Planeta pero con mayor envergadura.