El polvo sahariano como inhibidor de la formación de huracanes

31.07.13. El polvo sahariano que viaja de África tanto a América como a Europa provoca importantes modificaciones en el clima y el medio ambiente de ambos continentes. Entre esos efectos, ya hemos comentado en alguna ocasión el carácter inhibidor en la formación de huracanes en el Atlántico. Ahora, los satélites del NOAA en combinación con una versión mejorada del modelo NGAC para el análisis de concentraciones de polvo y aerosoles, nos muestran con un detalle y resolución inéditos la previsión del tránsito de una de esas oleadas de polvo para los próximos días.

El vídeo que puedes ver en tamaño ampliado en nuestro foro de debate o descargarlo en alta resolución a través del NOAA, refleja como una pluma de polvo sahariano muy importante se trasladará en las próximas jornadas de África a Centroamérica.

{youtube}F3Q8Sh2AjPo{/youtube}

Denominado como Estrato de Aire Sahariano (en inglés, Saharan Air Layer, SAL), esta masa de aire polvorienta, cálida y seca que se mueve a través del Atlántico, crea una barrera atmosférica inhibiendo la formación de convección más profunda verticalmente a través de la atmósfera en los sistemas tormentosos y, en este sentido, poniendo freno a la formación de huracanes.

El polvo sahariano como inhibidor de la formación de huracanes

La alta concentración de polvo sahariano en esa zona del Planeta, limita el desarrollo de los ciclones tropicales dentro de la Región de Desarrollo Principal, o RDP, que es la región “nido” donde se forman la mayoría de huracanes peligrosos. Ya lo analizamos el año pasado con el caso de Florence.

Habitualmente en primavera, estas oleadas de polvo del Sahara suelen llegar al Caribe mientras que conforme el calendario avanza, las advecciones saharianas arriban en la costa sudeste de Estados Unidos o en el Caribe.

El polvo sahariano como inhibidor de la formación de huracanes

Aunque parezca un evento meteorológico extraño, a lo largo del año se suceden varias situaciones como esta, de hecho se estima que el Sahara puede aportar alrededor de 40 millones de toneladas de polvo a la Cuenca del Amazonas, lo cual supone un importante punto de apoyo en el ecosistema de este río pues le aporta importantes nutrientes que van perdiendo poco a poco con el régimen pluviométrico que soporta.

En otras ocasiones, hemos visto como esas advecciones saharianas, afectan al clima del Sur de Europa, propiciando la aparición de importantes calimas, chubascos de barro o incluso la salinización de los suelos o la aparición de mareas rojas en nuestros mares y océanos.

El polvo sahariano como inhibidor de la formación de huracanes