Fotografía publicada en Twitter por Kelly DeLay de la supercélula tornádica, el 4 de junio en Colorado, USA.

Fotografía publicada en Twitter por Kelly DeLay de la supercélula tornádica, el 4 de junio en Colorado, USA.

La Meteorología en los Estados Unidos no deja de sorprendernos día a día, dando lugar a imágenes increíbles que, gracias a los cazatormentas americanos, no pasan desapercibidas al resto del mundo. ¿Qué podemos ver en esta apocalíptica imagen?

Ni más ni menos se trata de una tormenta tipo supercélula que, a nivel individual, se trata del tipo de tormenta más organizada que existe, y que es responsable de la formación del granizo más grande y de los tornados más violentos.

Son tormentas muy características, en las que la corriente ascendente principal se encuentra en rotación y, por lo tanto, describe un movimiento helicoidal (imaginemos un sacacorchos), formando lo que se conoce como mesociclón.

Este fenómeno se produce a consecuencia de la existencia de cizalladura vertical del viento que, con unos valores adecuados, resulta en la iniciación de la rotación de la columna de aire.

A simple vista no es fácil reconocerlas, a no ser que la atmósfera esté bastante limpia y libre de otros tipos de nubosidad, aunque su estructura visual es muy característica, tal como podemos apreciar en el siguiente vídeo de una supercélula no tornádica cazada el año pasado en mayo, también en los USA.

Organismos meteorológicos como la Agencia Estatal de Meteorología “recomienda” que no se hable propiamente de supercélulas si, previamente, no se ha estudiado su estructura a través de un radar meteorológico en modo Doppler.

Esto es, medir con un radar la velocidad de viento radial (viento que se acerca o se aleja del radar) y que sirve para detectar rotaciones a escala de la tormenta. De esta manera es posible detectar la presencia de un mesociclón en una tormenta y así tener una prueba de que es una supercélula.

El caso que nos ocupa es muy especial porque una misma supercélula dio origen a dos tornados.

La foto fue tomada en el estado de Colorado el pasado 4 de junio de 2015. El tornado que se observa a la derecha probablemente fue originado por el colapso del mesociclón de la supercélula. De la misma manera, el otro tornado, por lo que se puede ver en la imagen, creemos que puede ser un gustnado; un remolino asociado al frente de racha de la tormenta, y sin conexión a la base de la nube tormentosa.

Esta foto, al ser viral en la red social Twitter, leímos comentarios en los que se decía que uno de los tornados tenía rotación anticiclónica y el otro ciclónica. Sin embargo, nuestra opinión es que ambos pudieron tener el mismo sentido de rotación al tener distintos orígenes.

Sea como fuere, la foto es increíble y hemos querido darle difusión en habla hispana, y usarla como material didáctico para entender un poco más cómo funcionan estas increíbles tormentas.

¡En nuestro foro de debate podrás encontrar vídeos espectaculares como este!