El cambio de tiempo se resiste, pero la atmósfera está evolucionando. En invierno, las situaciones de estabilidad son duraderas y los anticiclones tardan semanas o incluso un par de meses en moverse.

A finales de febrero de 2018 se inició una racha inestable larga en España tras una primera mitad del invierno muy estable. Todo ocurrió pocas semanas después de producirse un calentamiento estratosférico.

Ahora, parece que estamos de que estamos cerca de que empiece por fin un período inestable. Pero ojo, en meteorología realizar analogías con el pasado no sirve de mucho y las situaciones meteorológicas nunca son iguales. Mario Fernández, nos ilustra sobre el tiempo que se avecina en los próximos días.

De la ola (o no) de frío a los posibles cambios futuros

Dos discusiones copan a día de hoy las discusiones meteorológicas en las redes sociales: la primera se centra en las bajas temperaturas y si el episodio de la entrada polar-marítima-continentalizada, ya en retirada, puede calificarse como ola de frío o no.

La segunda son los cambios intuidos por los modelos a largo plazo, semanales principalmente, que ya empiezan a ser recogidos y a tener reflejo en las predicciones de los modelos a medio plazo.

Lo que dicen los índices AO y NAO

Como siempre, un vistazo a las predicciones de la AO y la NAO ofrece más pistas. Son esenciales para comprender el tiempo futuro.

En el caso de la AO las tendencias de los distintos ensembles apuntan claramente a la baja.

No olvidemos, no obstante, que la AO es un índice hemisférico que indica si el Chorro Polar muestra patrones zonales con bajas circulando a latitudes altas en caso de que se muestre positiva o, por el contrario, caso de que se muestre negativa, las bajas circularán por latitudes más bajas de las habituales.

AO negativa pero NAO neutra

Una AO negativa per se no garantiza cambios a nivel peninsular a no ser que las distintas configuraciones sinópticas nos favorezcan realmente en forma de entradas frías.

Como ya se repitió en otros posts anteriores, resulta muy conveniente que la AO arrastre a la NAO a valores negativos y, en ese caso, episodios húmedos y fríos estarían casi asegurados.

A día de hoy, las predicciones de la NAO muestran que seguirá neutra aunque se den ligerísimas señales de caída sin poderse asegurar si finalmente caerá o no.

Panorama sinóptico actual

Desgranemos ahora el panorama sinóptico y su probable evolución hasta que las incertidumbres nos lo permitan:

A nivel de superficie, se da un potente núcleo de altas presiones y cota de 1040 hPa ubicado al suroeste de Irlanda.

Una baja, con núcleo acotado en 1005 hPa en las proximidades del mar Egeo y una familia de bajas presiones en superficie desfilando sobre el paralelo 60ºN.

El aire frío de tipo polar-continental que nos afectó entre antes de ayer y ayer se encuentra ya en franca retirada.

A niveles altos, nivel estándar de los 300 hPa, baja sobre el este de Sicilia alojada sobre el “fondo del saco” de una vaguada que se descuelga desde territorio ruso.

Entrada retrógrada débil

En territorio peninsular subsiste cierta curvatura ciclónica de las isohipsas desde el este peninsular prolongándose dicha curvatura hasta el oeste peninsular igualmente.

La dorsal atlántica, con eje claramente tumbado, se prolonga de oeste a este.

Entre los restos de la entrada retrógrada de nuestra Península y una baja al sur de Azores se produce lo que se llama una “silla de montar, una “zona de nadie” donde no hay predominio de curvatura alguna.

La baja ubicada al sur de Azores será importante ya que erosionará el flanco meridional de la dorsal y su reintegración posterior a la circulación general posibilitará la visita de un frente y la remodelación del panorama sinóptico a D+5 (a 5 días vista).

Situación para el domingo día 13

De cara al mediodía del domingo 13, el panorama sinóptico, siguiendo al modelo del Centro Europeo, será este:

Mientras a niveles altos, este otro:

Las altas presiones en superficie se consolidan al noroeste peninsular mientras una baja envejecida sigue merodeando por el mar Egeo.

A niveles altos, una dorsal parece querer tomar el mando en el Mediterráneo central y, desde allí, prolongarse hasta Europa oriental.

En la Península, la curvatura es anticiclónica en todo el tercio norte peninsular, pero subsiste la ciclónica en los dos tercios meridionales.

La isohipsa de cota 932 dam dinámicos “casi” llega a interaccionar con la baja al sur de Azores.

Si esta interacción hubiera tenido lugar, quizás la baja se hubiese reintegrado por todo el sur peninsular y el panorama sinóptico hubiera sido muy distinto, por lo menos por el sur peninsular pero no será el caso.

Debilitamiento del anticiclón atlántico

El anticiclón atlántico, con el paso de las horas, va sufriendo un debilitamiento progresivo y así llegamos a la medianoche del lunes:

Dicho debilitamiento del anticiclón puede observarse también a niveles altos con descensos progresivos del geopotencial en su núcleo.

Un potente chorro se desparrama, vía Europa Central, por el Mediterráneo oriental y el todavía fuerte anticiclón en altura toma una configuración más meridiana, aunque dicho cambio en superficie no se note más allá de los descensos de presión en su núcleo.

Al mismo tiempo, se degrada la baja al sur de Azores permaneciendo cuasi-estacionaria. Como todos habréis deducido, mañana y pasado, dominio anticiclónico general sobre la Península.

Altas presiones hasta el miércoles

Este dominio se prolongará hasta el miércoles, por lo menos en el tercio norte peninsular. En el tercio sur, la baja sobre Azores, ya muy degradada, se acerca al suroeste peninsular:

El anticiclón en altura, siguiendo al modelo del Centro Europeo y el nivel de los 300 hPa se interna en la Península y deriva hacia el norte de África propiciado por la cercanía de la baja al suroeste.

Dorsal debilitada

La dorsal se prolonga por buena parte de la Península, si bien, debilitada ya. La salida probabilista y en el nivel de los 500 hPa, nos ofrece esto:

La predecibilidad es bastante buena. Queda una vaguada de longitud de onda larga al suroeste peninsular y sobre el paralelo 50ºN se configurará una vaguada planetaria que “entrará en fase” con nuestra vaguada al suroeste.

Esta circunstancia puede observarse mejor en la situación prevista a 96 horas vista por la salida del mismo modelo:

De nuevo la predecibilidad resulta bastante buena quedando sólo el noroeste peninsular con cierta incertidumbre en la ubicación de la isohipsa de cota 564 dam dinámicos.

Frente frío débil

Con aire cálido, procedente de una dorsal con base en el norte de África y cada vez más desdibujada y aire frío asociado a la vaguada al sur peninsular, tenemos ya los ingredientes para que se forme un frente frío que las salidas deterministas de los modelos dibujan bastante débil afectando, de forma previsible, a la Península a partir del jueves, del que no hay que esperar grandes cosas.

Una cosa sí es cierta, y es que, a partir de este mismo jueves, la predecibilidad desciende notablemente:

Vaguada en el Atlántico

La vaguada del Atlántico cuyo “valle” se ubicaría un poco al suroeste de las Islas Británicas presenta una fuerte incertidumbre y no se sabe aún a ciencia cierta lo que podría “bajar”.

La dorsal deriva hacia el Mediterráneo y la reintegración de la baja deja a la Península bajo una onda un tanto deformada, pero de cierta longitud.

Estas ondas, como ya saben los que leen estos posts, tiene una velocidad de propagación hacia el este menor.

¿Baja mediterránea o dorsal?

Varios son los escenarios planteados tras el cruce del frente tras el jueves: algunos apuntan a la formación de una baja mediterránea, pero todo parece apuntar a que, por el oeste peninsular, entre de nuevo la dorsal:

La probable configuración sinóptica, como ya se ha señalado por ahí, dejaría vientos del noroeste en altura…y hasta aquí puede seguirse sin fabular nada.

Una cosa sí parece cierta y no es otra que las configuraciones recogidas por los modelos a largo plazo, semanales, van siendo consistentes con lo que van mostrando los modelos a medio plazo:

Ortodoxamente hablando, quedémonos con esto que ya la atmósfera dispondrá.