Imagen visible de alta resolución del gran huracán IRMA, adquirida por el GOES-16, 1 de septiembre de 2017.

Apagón informativo y de investigación meteorológica: a medida que el gobierno federal ultraconservador de los Estados Unidos entra en su tercera semana con las oficinas cerradas.

Los científicos temen que un cierre prolongado podría afectar el trabajo crítico del gobierno, desde predecir huracanes hasta combatir la enfermedad de los corales.

Donald Trump ha vuelto a interferir por segunda vez en su mandato el normal desarrollo de las líneas de investigación y divulgación científica, en particular meteorológica, en el país norteamericano.

Incertidumbre sobre las capacidades de trabajo frente a la próxima temporada de huracanes

En el Centro Nacional de Huracanes de Miami, después de dos temporadas consecutivas muy intensas, los pronosticadores tuvieron que postergar los preparativos de cara a la próxima temporada.

El trabajo de modelado destinado a mejorar los pronósticos se ha pospuesto y se han cancelado las reuniones de capacitación con los trabajadores federales involucrados en estas tareas

Enfermedad misteriosa en los arrecifes

Incluso los esfuerzos y recursos para combatir una nueva enfermedad misteriosa que infecta el tracto de los arrecifes de Florida, que se ha convertido en el brote de enfermedad más largo y más importante entre los corales de aquella zona, se han reducido a consecuencia de este shutdown.

“Para la próxima temporada de huracanes, realmente se desea tener todo el poder del gobierno federal trabajando para hacer mejores pronósticos de huracanes”, dijo el especialista en huracanes y sindicalista Eric Blake, quien continúa trabajando sin paga. “En este momento le falta una o dos ruedas”.

Una política ultraconservadora devastadora para el Planeta

Los especialistas en comunicación meteorológica y los investigadores no dan crédito a la agresiva política de Trump, que ya en su día manifestó que el calentamiento global era un invento y que opina que invertir en investigación meteorológica o climatológica es malgastar el dinero.

President Donald Trump listens during a cabinet meeting at the White House, Wednesday, Jan. 2, 2019, in Washington. (AP Photo/Evan Vucci)

Además, en la línea de otros gobiernos ultraconservadores, la línea política de Estados Unidos apuesta por aumentar la emisión de gases de efecto invernadero e incumplir los acuerdos internacionales en este sentido.

Puestos de trabajo en peligro

Esta actitud del gobierno de ultraderecha estadounidense está afectando a miles de familias de Estados Unidos.

Si bien los trabajadores esenciales conservan sus empleos, y los trabajos vitales (como los pronósticos diarios del Servicio Meteorológico Nacional que se consideran como salvavidas) continúan, gran parte del trabajo de investigación del gobierno que sirve como base para otros esfuerzos, ha cesado.

El Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico Atlántico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en Virginia Key está cerrado, junto con la división de investigación de huracanes y el centro de pesca.

Aunque el centro de predicción del clima continúa emitiendo pronósticos operativos, pero el personal que verifica los modelos y supervisa el control de calidad está suspendido.

Amanecer y atardecer sobre el huracán IRMA, durante los días que mantuvo la categoría 5, del 5 al 7 de septiembre de 2017. Crédito: NASA.

El normal desarrollo se ha interrumpido

“Lo que está en duda se está pasando por alto. Lo están llevando lo mejor que pueden “, dijo Ben Kirtman, un científico atmosférico de la Escuela de Ciencias Marinas y Atmosféricas Rosenstiel de la Universidad de Miami.

Por ahora, el trabajo sobre el modelo de huracanes de la NOAA para predecir la intensidad, que incorpora el mayor rango de información porque incorpora datos de fuentes gubernamentales, incluidos los aviones cazadores de huracanes, satélites, sondas profundas enviadas a ciclones tropicales y boyas, está en suspenso.

“En la temporada baja es cuando intentamos mejorar las cosas”, dijo Blake. “Básicamente estás parando ese lado de las cosas”.

En la reunión de esta semana de la American Meteorological Society en Arizona, la reunión más grande de meteorólogos con 3,700 asistentes, alrededor del 20 por ciento no se presentó porque son trabajadores federales.

En una declaración emitida el domingo, el inicio de la conferencia de cinco días, el consejo de la sociedad advirtió que el cierre en curso estaba comenzando a dañar los esfuerzos para proteger a la nación.

Al igual que una reacción en cadena, los impactos de un cierre gubernamental se extienden mucho más allá de los que están sin permiso y pueden impedir el desarrollo de nuevas tecnologías científicas que son vitales para nuestra nación.

Kirtman, quien asistía a la conferencia, dijo que el cierre fue el “zumbido de fondo” que se cierne sobre las discusiones.

“Tenía muchas reuniones paralelas programadas con gente de NOAA y todas esas reuniones se cancelaron. “Era una oportunidad para poder reunirnos sin tener que volar por todo el país”, dijo.

¿Predicciones en peligro, sobre la temporada de huracanes 2019?

Su propio modelo de pronóstico, utilizado por la NOAA para hacer pronósticos más largos que ayudan a predecir eventos más extremos, ahora está en peligro debido al cierre porque se basa en datos de investigadores del gobierno para las condiciones iniciales.

Fotografía del huracán HARVEY, tomada el pasado 25 de agosto de 2017 desde la Estación Espacial Internacional por el astronauta Jack Fischer.

“Pudimos completar esos pronósticos para hoy, pero no podremos hacerlo en las próximas semanas” si continúan las suspensiones, dijo.

“Así que esta será la primera vez desde que los proyectos comenzaron a ejecutarse en tiempo real, esta será la primera que extrañaremos”.

Más allá del modelado, Kirtman dijo que hay experimentos de campo, como rastrear corrientes u observar el océano o las condiciones atmosféricas, que se han detenido.

Sin la información, las brechas en los datos pueden llevar a complicaciones en la investigación, dijo.

Serios problemas para ejecutar los modelos meteorológicos

“No es como modelar donde puedo volver a ejecutar el modelo. Si no somos capaces de tomar esa campaña de campo, se pierde para siempre “, dijo. “Garantizo que en todo el país a lo largo de la NOAA hay esfuerzos para ir al mar para tomar observaciones que se detienen y nunca se harán”.

También hay asuntos más prácticos para los trabajadores, que Blake dijo que han perdido su primer cheque de pago de dos semanas.

“¿Qué haces? “Usted paga el mínimo en sus tarjetas de crédito y solo hace lo esencial y espera que termine más pronto que tarde”, dijo. “Ojalá hubiera sabido que esas tarjetas de crédito navideñas vencerán”.

A diferencia de las paradas anteriores, Blake dijo que este año vino con poca advertencia. No fue telegrafiado, dijo, por lo que no hubo tiempo para prepararse.

“Todos con los que he hablado solo quieren trabajar y que se les pague”, dijo. “Quieren trabajar y seguir sirviendo al público estadounidense”.