Borrasca “Erik” en pleno proceso de ciclogénesis. Imagen infrarroja de las 17 UTC de hoy, 7 de febrero de 2019. Crédito: RealEarth / SSEC.

Majestuosa, la borrasca “Erik” aparece al oeste de Irlanda, todavía relativamente lejos.

Ha sido nombrada por el Servicio Meteorológico Irlandés, por su potencial capacidad para producir un intenso temporal de viento y mar.

El origen de la borrasca “Erik”

La borrasca “Erik” está siendo el resultado de un intenso proceso de ciclogénesis (no hemos comprobado si reúne los requisitos para ser explosiva), y que comienza con una baja preexistente que se profundiza con rapidez.

Durante la fase de ciclogénesis, la baja se encuentra al sur y/o embebida en la Corriente en Chorro Polar, que actúa como catalizador del proceso. Así, mientras la baja ocupa esta posición respecto a la corriente en chorro, la ciclogénesis continúa.

Una vez que la baja pasa a estar al norte de la Corriente en Chorro Polar, el proceso de ciclogénesis alcanza su cénit y la borrasca ya no se profundiza más; es entonces cuando tenemos una borrasca madura, pero todavía con capacidad para seguir produciendo un intenso temporal de viento y lluvia.

Temporal de viento y mar

Como siempre, las animaciones de Met Office, la Agencia Británica de Meteorología, explican de forma clara qué es lo que va a ocurrir y cómo va a hacerlo, en cuanto a la distribución de las lluvias y de los vientos.

Se espera que la borrasca alcance a las Islas Británicas durante la jornada de mañana viernes.

Modelos meteorológicos como el ARPEGE asocian al paso de “Erik” un más que intenso temporal de vientos. Las rachas máximas podrían alcanzar fuerza de huracán, aproximándose a los 120 km/h.

¿Quién le ha puesto el nombre?

En este caso, ha sido el Servicio Meteorológico Irlandés. En este vídeo, en inglés, se explica por qué y cómo se lleva a cabo esta práctica. Al estar subtitulado, no resulta demasiado complicado de entender, con un nivel medio de inglés.