La Organización Meteorológica Mundial (OMM, WMO) ha retirado 4 nombres de huracanes de la temporada de 2017 debido a la muerte y destrucción que causaron.

La Organización Meteorológica Mundial, OMM, ha retirado 4 nombres de huracanes de la temporada de 2017 debido a la muerte y destrucción que causaron. Esta decisión se ha tomado recientemente, dentro de la reunión del Comité de Huracanes. Harvey, Irma, Maria y Nate son los nombres retirados.

¿Por qué se pone nombre a los huracanes?

La experiencia muestra que el uso de nombres cortos y distintivos en comunicaciones escritas y orales es más rápido y está menos sujeto a error que los métodos de identificación latitud-longitud más antiguos y engorrosos. Estas ventajas son especialmente importantes al intercambiar información detallada sobre ciclones entre cientos de estaciones ampliamente dispersas, bases costeras y barcos en el mar.

El uso de nombres fáciles de recordar reduce enormemente la confusión cuando ocurren dos o más tormentas tropicales al mismo tiempo. Por ejemplo, un huracán puede moverse lentamente hacia el oeste en el Golfo de México, mientras que, exactamente al mismo tiempo, otro huracán puede moverse rápidamente hacia el norte a lo largo de la costa atlántica. En el pasado, la confusión y los falsos rumores han surgido cuando los avisos de ciclones emitidos por las estaciones de radio se confundían con advertencias sobre un ciclón completamente diferente ubicada a cientos de millas de distancia.

Imagen infrarroja y falso color RGB del extraordinario huracán Patricia de categoría 5 en el Pacífico Noreste, 23 octubre 2015 09:30 UTC. Satélite SUOMI NPP (sensor VIIRS).

Imagen infrarroja y falso color RGB del extraordinario huracán Patricia de categoría 5 en el Pacífico Noreste, 23 octubre 2015 09:30 UTC. Satélite SUOMI NPP (sensor VIIRS).

La historia del nombre de los huracanes.

Durante varios cientos de años, muchos huracanes en las Indias Occidentales recibieron su nombre después del día del santo en particular en que ocurrió el huracán. Ivan R. Tannehill describe, en su libro “Huracanes”, las tormentas tropicales más importantes de la historia registrada y menciona muchos huracanes con nombres de santos. Por ejemplo, hubo el “Huracán Santa Ana” que golpeó a Puerto Rico con violencia excepcional el 26 de julio de 1825, y “San Felipe” (el primero) y “San Felipe” (el segundo) que golpeó a Puerto Rico el 13 de septiembre en ambos 1876 ​​y 1928.

Tannehill también habla de Clement Wragge, un meteorólogo australiano que comenzó a dar nombres de mujeres a las tormentas tropicales antes de finales del siglo XIX.

Un ejemplo temprano del uso del nombre de una mujer para una tormenta fue en la novela “Tormenta” de George R. Stewart, publicada por Random House en 1941, y desde que fue filmada por Walt Disney. Durante la Segunda Guerra Mundial, esta práctica se extendió en las discusiones de los mapas meteorológicos entre los pronosticadores, especialmente los meteorólogos del Ejército y la Armada que trazaron los movimientos de los ciclones en las grandes extensiones del Océano Pacífico.

En 1953, Estados Unidos abandonó un confuso plan de dos años para nombrar los ciclones tropicales por un alfabeto fonético (Able, Baker, Charlie) cuando se introdujo un nuevo alfabeto fonético internacional. Ese año, los Estados Unidos comenzaron a usar nombres femeninos para las tormentas.

A propósito de los nombres femeninos de huracanes, hace un tiempo publicamos una entrada interesante: los huracanes con nombre de mujer ¿son más destructivos?

La práctica de nombrar los huracanes únicamente con nombres de mujer llegó a su fin en 1978, cuando se incluyeron los nombres de hombres y mujeres en las listas de ciclones del este del Pacífico Norte. En 1979, nombres masculinos y femeninos fueron incluidos en listas para el Atlántico y el Golfo de México.

Nombres de huracanes retirados desde 1954.

El Centro Nacional de Huracanes del NOAA no controla el nombre de las tormentas tropicales. En cambio, un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundial ha establecido un procedimiento estricto.

Para los huracanes en el Atlántico, hay una lista de nombres para cada uno de los seis años. En otras palabras, una lista se repite cada 6 años. La única vez que hay un cambio es si un ciclón es tan letal o costoso que el uso futuro de su nombre en otro ciclón diferente sería inapropiado por razones obvias de sensibilidad. Si eso ocurre, entonces en una reunión anual del comité (llamada principalmente para discutir muchos otros asuntos) el nombre en cuestión es eliminado de la lista y se selecciona otro nombre para reemplazarlo.

Sin embargo, existe una excepción a la regla de retiro. Antes de 1979, cuando comenzó la primera lista permanente de nombres de tormentas de seis años, algunos nombres de ciclones simplemente ya no se usaban. Por ejemplo, en 1966, “Fern” fue sustituido por “Frieda” y no se mencionó ninguna razón.

A continuación se encuentra una lista de nombres retirados para el Océano Atlántico, el Mar Caribe y el Golfo de México. Sin embargo, hay una gran cantidad de ciclones destructivos no incluidos en esta lista porque ocurrieron antes de que se estableciera la convención de nomenclatura de huracanes en 1950.

Nombres atlánticos retirados por año. Crédito: Centro Nacional de Huracanes de Florida, USA.

Los nombres que sustituyen a Harvey, Irma, Maria y Nate.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM, WMO) ha reemplazado los nombres de HARVEY, IRMA, MARIA y NATE de la lista rotatoria de nombres de huracanes.

Los nombres elegidos son Harold, Idalia, Margot y Nigel, en la lista que volverá a ser usada para la temporada atlántica de huracanes de 2023.

Para acabar, no dejes de visitar el hilo de previsiones para la temporada de huracanes atlánticos de 2018, en nuestro foro de ciclones tropicales.

En la figura superior puedes ver cuáles serán los nombres que se utilizarán este año para todas las tempestades tropicales y huracanes que se formen en el Atlántico Norte.

Pin It on Pinterest

¡Comparte el post!

Comparte esta noticia con tus amigos