Los halos helados constituyen una de las imágenes más bellas que podemos ver en el firmamento. Se forman en ambientes gélidos, cuando la luz del Sol (o de la Luna) sufre distintos fenómenos de difracción, refracción y reflexión al interaccionar con los cristales de hielo presentes en la atmósfera.

Durante el invierno su presencia es notable en las redes sociales, fotografiados desde puntos tan distantes como Groenlandia, Norteamérica o el Norte de Eurasia.

Muchas veces, esas fotos y vídeos están acompañados de comentarios que se sorprendían de su aparición, indicando an que eran fenómenos astronómicos nunca vistos o extraordinarios… Por ello, os explicamos cómo se forman estos fotometeoros.

Cómo se forman los halos

Tal y como decíamos con anterioridad, los halos se forman por la refracción y difracción de la luz solar en diminutas partículas de hielo.

Según la situación y forma de los cristales de hielo respecto a la radiación solar, se origina un espectro (llamado fenómeno cromático) que se produce cuando la luz se descompone en un prisma de la luz del sol o de la Luna.

Halos solares en las zonas templadas

En las zonas templadas estamos acostumbrados a verlos en los Cirroestratos, (nubes de tipo alto, que se mueven a altitudes que oscilan entre los 6 y 13 Km) que tan a menudo vemos en los cielos en las zonas delanteras de los sistemas frontales, compuestas por estos cristalitos de hielo que forman el cerco luminoso al incidir el sol.

Los halos helados: uno los fotometeoros más bellos del cielo

Es decir, los visualizamos en las propias nubes, a una gran altitud, no al nivel del observador.

Halos en las zonas frías del Planeta

Pero en las zonas muy frías los halos pueden aparecer a cualquier altitud, gracias a que los cristales de hielo están presentes en la atmósfera al nivel del suelo en situaciones propicias, cuando las condiciones de humedad en el aire son óptimas y la temperatura es muy baja.

El halo es causado por columnas hexagonales que se mueven al azar, pero sólo las que están orientadas correctamente en el momento dado producirán el halo.

Por ejemplo, en esta imagen tomada en Estocolmo por Peter Rosén hace un par de años la temperatura rondaba los -15 ºC al realizar la captura.

Imágenes asombrosas

Las redes sociales sirven para tener un acceso rápido a cualquier fenómeno meteorológico que ocurre en el Planeta y este no es una excepción.

Por ello, compartimos con vosotros otras muchas imágenes de halos helados que nos llegan desde puntos muy distantes: Ottawa, Dakota del Norte, Estonia, Groenlandia, Canadá, Maine, el Glaciar de Erebus…

El halo se forma cuando el modelo de cristales predominante  es el de prismas hexagonales de tamaño uniforme.

Aunque lo usual es que aparezca un único halo de un radio de 22 º, a veces aparece un anillo secundario a una distancia de 46 º, como en esta imagen de Groenlandia.