Anomalías de temperatura de signos opuestos entre la Península Escandinava y Groenlandia, con récords de temperaturas máximas y mínimas para un mes de mayo.

Afortunadamente, en España todavía no hemos “saboreado” los calores de otros años por estas mismas fechas. Quizás esta primavera de 2018 sea la primera en muchos años que se está ajustando a una relativa normalidad climática, en cuanto al tiempo que tiene que hacer. Sin embargo, gracias al Meteorólogo Etienne Kapikian de Météo France, estamos sabiendo que las temperaturas andan desbocadas por otras zonas del planeta.

Mientras que en Groenlandia se han batido récords de frío, en Rusia y la Península Escandinava, se han batido récords de calor (justo al contrario). Récords de calor también se han batido en otras zonas del planeta, pero nos vamos a quedar con los que nos quedan más cerca.

Groenlandia: la temperatura más baja jamás registrada para un mes de mayo.

Anomalía de temperatura de 2 m. de la superficie, y viento a 10 m. de la superficie. Análisis del ECMWF entre el 5 y el 9 de mayo de 2018.

Este récord se ha producido en la estación de Summit, en donde se registraron -46,5ºC el 9 de mayo a las 03 UTC.

Además, temperaturas igualmente bajas se registraron desde el comienzo del mes: -46,3ºC el día 1, por ejemplo. El récord anterior estaba en -45,6ºC para el 6 de mayo de 1993. Estos datos los publicaba hace un par de días el experto John Cappelen, en la red social de Twitter.

La razón esgrimida para que se produjeran registros tan interesantes es la de un vórtice polar ubicado sobre la isla, junto con el Efecto Albedo. De este modo, a mayor superficie innivada, mayor porcentaje de radiación solar que es devuelta a la atmósfera. Es decir, menor absorción de esta radiación por la superficie, y temperaturas más bajas. En una superficie sin nieve, ocurre justo lo contrario.

En la estación americana GEO-Summit, el registro fue incluso inferior, con -49ºC. Sin embargo, estas diferencias también pueden ir ligadas a ciertas polémicas políticas.

Norte de Europa: las temperaturas más altas jamás registradas para un mes de mayo.

Como contrapunto a lo ocurrido en Groenlandia, tenemos al norte de Europa.

Temperaturas máximas diurnas alcanzadas el pasado 15 de mayo de 2018. Crédito: Info Climat / Etienne Kapikian.

Temperaturas inusualmente elevadas, fruto de un marcado bloqueo anticiclónico anómalo. Valores muy elevados que se registraron en Noruega, Finlandia y Suecia, además del norte de Rusia.

El 14 de mayo se batía el récord de temperatura máxima más alta dentro de una primera quincena de mayo en Helsinki (capital de Finlandia), con +28,2ºC. En Rusia, los +31,0ºC de Kingisepp y los +29,4ºC de San Petersburgo, también suponían un nuevo récord mensual.

Al día siguiente, los termómetros volvieron a dispararse en la capital finlandesa, con +29,6ºC, batiendo el récord mensual de +29,3ºC del 24 de mayo de 2014. Un valor que se queda cerca del récord nacional mensual de 31ºC, registrados el 30 – 31 de mayo de 1995.

Mientras tanto, en el sureste de Francia se daba la campanada con la temperatura máxima más baja para un mes de mayo desde hacía ¡90 años! Nimes registraba tan solo +9ºC.

Y en España, ¿qué?

Pues, de momento, parece que los calores van a ser mantenidos a raya, apartados de nosotros. Es más, los modelos sugieren un resto de mes tormentoso y con temperaturas normales o por debajo de la media, de forma generalizada.

Pin It on Pinterest

¡Comparte el post!

Comparte esta noticia con tus amigos