Composición de dos imágenes, VIS+IR+RGB (temperatura topes nubosos). Borrasca al oeste de Canarias, 24 de noviembre de 2017.

Ya asoma, muy llamativa, la borrasca al oeste de Canarias. Se trata de una Borrasca Fría Aislada, o BFA, que ha quedado desprendida de la Corriente General del Oeste. Va a tender a aproximarse a las islas, pero sin pasar por encima, lo que limitará la extensión de las lluvias. Y en el resto del país, ¿qué? Te lo contamos a continuación.

Temporal de suroeste en Canarias.

En nuestro foro dispones del seguimiento meteorológico canario en el que se irán siguiendo los efectos de este temporal de suroeste en las islas.

Como decíamos, a pesar de lo espectacular de la borrasca, el hecho de que no pase por encima de las islas o, al menos, que se acerque más de lo que parece que va a hacer, va a limitar la extensión de las lluvias.

Precipitaciones totales acumuladas entre las 00 UTC de hoy 24 de noviembre de 2017 y las 00 UTC del próximo 26. Modelo GFS.

Según el modelo americano GFS del NCEP, solo las islas más occidentales podrían verse afectadas por las lluvias más intensas.

Lógicamente, lo más beneficioso es que las lluvias fueran generalizadas, persistentes, pero no muy intensas, para que pudieran calar en la tierra y tener efectos muy beneficiosos. Sin embargo, parece que caerán en zonas reducidas, y con gran intensidad. Poco beneficio y sí posibles daños.

Así es como lo ve la Agencia Estatal de Meteorología…

Avisos por Fenómenos Meteorológicos Adversos, FMA, previsto en Canarias el próximo sábado, 25 de noviembre de 2017. AEMET.

En base a estas previsiones, AEMET prevé la activación de diferentes avisos por Fenómenos Meteorológicos Adversos (intensidad de lluvia y viento) en las islas occidentales.

¿Y en el resto?

Parece que mejoran las perspectivas de lluvia… pero no demasiado. Escenarios modelísticos optimistas, pero en nuestra opinión, todavía “cogidos con pinzas”.

De hecho, es lo que venimos anunciando desde ayer en redes sociales.

A una semana vista, sigue la tendencia hacia un poderoso desalojo de aire frío polar-ártico hacia nuestras latitudes, en una situación de norte que traería poca lluvia a la Península, a excepción del tercio norte, y sí mucho frío y nieve en esas zonas.