Es sabido que los animales son capaces de prever con mayor o menor antelación los cambios del tiempo, fruto de su adaptación al medio donde viven para sobrevivir a las condiciones climáticas de su entorno.

En este sentido, un estudio de investigación demuestra como ciertos tipos de pájaros prevén la llegada de tornados, lo que les lleva a cambiar su lugar de residencia habitual para sobrevivir a la llegada de tormentas severas.

La reinita o chipe de alas doradas (Vermivora chrysoptera)

El estudio realizado por la Universidad de Berkeley se ha centrado en los cambios de los hábitos de la reinita o chipe de alas doradas (Vermivora chrysoptera), una especie de ave migratoria de la familia de los parúlidos.

Este pajarillo, suele anidar en el sureste de Canadá y este de Estados Unidos (una zona muy propicia para la formación de tornados, invernando en América Central y el norte de América del Sur.

Se trata de un pájaro de un tamaño que oscila entre 11 y 12 cm de longitud.

Un cambio de conducta

El grupo de investigadores encabezado por Henry Streby descubrió un interesante cambio de conducta de estas aves, lógicamente para evitar el peligro.

Aunque como el resto de la comunidad científica tenían claro que las aves son capaces de modificar la trayectoria de su ruta habitual de migración, jamás habían observado un cambio en su comportamiento.

El estudio demuestra que estas aves son capaces de marcharse unos 1.500 Km de su lugar habitual de estancia al detectar la posibilidad de la llegada de tornados, para regresar, pasado el peligro por tormentas severas, a dicha zona a seguir alimentándose y viviendo en condiciones normales.

Huir de la tormenta, no cambiar la trayectoria de migración

Es decir, estas pequeñas aves migratorias no modificaron la trayectoria de migración cuando este hábito tiene lugar, sino que simplemente cuando detectaban una tormenta a unos 400/800 kilómetros de la zona, se desplazaban a otras zonas más alejadas y seguras.

Captación de infrasonidos

Seguramente, la posibilidad de captar infrasonidos (un umbral muy inferior al que detectan los seres humanos) les posibilita detectar desde tan larga distancia la aproximación de tormentas de tan alta intensidad.

Según los investigadores, este estudio vuelve a poner el foco sobre la capacidad de los animales para predecir todo tipo de catástrofes naturales como tsunamis o terremotos, en todos los casos gracias a la capacidad auditiva de las aves.

La fenología y la fitofenología

La relación entre los factores climáticos y los ciclos de comportamiento de los seres vivos es estudiada por una ciencia que se llama fenología.

Por ejemplo, en los estudios climáticos anuales de AEMET incluyen informes fenológicos, es habitual analizar las pautas migratorias de las aves que se mueven por nuestro país: golondrina común, vencejo común, cigüeña blanca, estornino pinto.

O bien cuando se oye el primer canto de aves como el ruiseñor y el cuco

Aves capaces de prever la llegada de los tornados y tormentas severas

Una rama de la fenología es la fitofenología, que se encarga de estudiar cómo afectan las variables meteorológicas a las manifestaciones periódicas o estacionales de las plantas (floración, aparición (cuajado) de frutos y su maduración, caída de hojas y dormancia.

Por ejemplo, este estudio de la fenología del pinsapo.

Referencia: http://www.cell.com/current-biology/abstract/S0960-9822%2814%2901428-6