Calentamiento Súbito Estratosférico. Anomalía de temperatura (colores) y altura geopotencial (líneas) para el nivel de 10 hPa. Previsión del modelo americano GFS para el 29 de diciembre de 2018, 00 UTC.

El Calentamiento Súbito Estratosférico, CSU (o Sudden Stratospheric Warming, SSW, en inglés) es ya un hecho.

Tras algunos titubeos en la temperatura media zonal 60 a 95ºN en las semanas más recientes, en los últimos días la tendencia se ha disparado.

Un hecho que es una clara consecuencia de la propagación del CSU hacia el Polo Norte, y que se hará máximo a finales de mes y principios del nuevo año.

Calentamiento Súbito Estratosférico en marcha

No hay duda en que el CSU se está produciendo ya. Donde sí surgen dudas es cómo de intenso va a llegar a ser, y cómo va a afectar al Vórtice Polar.

Calentamiento Súbito Estratosférico. Línea roja expresa la evolución de la temperatura media zonal a 10 hPa entre 90 y 65ºN.

En última instancia, y a tratar en el siguiente apartado, es saber si el CSU logrará perturbar la dinámica atmosférica más abajo, en la Troposfera, que es lo que nos interesa a todos saber.

Reversión de la circulación zonal

Parece ser que este evento de CSU podría lograr una cierta reversión de los vientos al nivel de 10 hPa.

Calentamiento Súbito Estratosférico. Viento (colores) y altura geopotencial (líneas) para el nivel de 10 hPa. Previsión del modelo americano GFS para el 31 de diciembre de 2018, 12 UTC.

Lo que ocurre es que da la impresión de que la reversión no va a ser completa, dado que el Vórtice Polar Estratosférico o VPE, no va a desaparecer.

Más que probable división del vórtice, aunque no separación

No obstante, sí que hay bastante confianza en las previsiones que apuntan a que se va a ver fuertemente perturbado. Tanto es así, que se espera que el VPE se divida en varios vórtices secundarios, predominando uno principal.

Esta es la apuesta que lleva haciendo el modelo americano GFS desde hace días y días…

Radiosondeos atmosféricos de varios puntos estratégicos revelan la presencia del CSU pero, también, que ya se está produciendo la reversión de los vientos en algunos lugares, como este, el Mar de Bering.

Por norma general, cuando se produce una sólida reversión de los vientos en la Estratosfera, hay más posibilidades de que la dinámica atmosférica más abajo, en la Troposfera, se vea perturbada.

Propagación de las anomalías asociadas al CSU a la Troposfera

He aquí la clave… Ahora que ya no hay duda de que tenemos en marcha un “bonito” CSU, hay que investigar/analizar/prever si las anomalías asociadas a éste, se van a propagar hacia abajo, hacia la Troposfera y sus circulaciones atmosféricas.

Al respecto de esta noticia, te recomendamos encarecidamente las siguientes lecturas:

Los pronósticos al respecto de esta propagación hacia la Troposfera no son nada concluyentes. Y nos tememos que haya que esperar más para saber si se va a producir o no.

Por ahora, no se ven cambios sustanciales en ninguno de los modelos meteorológicos mayoritarios, por lo que estos mismos modelos no deben de estar considerando esta propagación, al menos por el momento…