El calor provoca que las personas tengamos un rendimiento más bajo, así lo afirma un estudio de investigación realizado por la Universidad de Harvard el cual responde de forma científica al tópico de que el calor baja la actividad  humana.

Este trabajo no es el primero en este sentido. Años atrás otras investigaciones similares concluyeron que el calor provoca una clara pérdida de capacidad cognitiva.

Menos eficacia en las tareas

El análisis realizado por los científicos sobre un amplio grupo de estudiantes detectó una clara merma de la eficiencia a la hora de realizar tareas académicas: operaciones matemáticas, exámenes, y otras relacionadas con la función cognitiva.

Dicha pérdida de facultades apareció especialmente a partir de un incremento de temperatura de 2,5ºC, de forma que los estudiantes demostraron responder peor y más lentamente a las tareas asignadas cuando no se encontraban afectados por el calor.

10 % más lentos

Los investigadores lograron cuantificar cuánto nos volvemos más lentos: los participantes en el estudio respondieron peor y más lentamente (hasta un 10% más lentamente) aumentando el tiempo de reacción entre 16 y 24 milisegundos por grado.

Investigaciones similares

Como antes indicábamos, este trabajo no es el primero en este sentido. Por ejemplo, otro estudio realizado en 2002 por la Escuela de Medicina de Harvard, llegaba a una conclusión muy similar: la temperatura influye en nuestra capacidad cognitiva y en el tiempo de reacción.

Y asimismo desde Universidad de Florida Central, se indica que existe una clara pérdida de capacidad cognitiva ante el estrés que causa el calor en nuestro organismo aunque la medida en que eso sucede no está del todo definidos ya que fue un trabajo eminentemente de laboratorio, algo que no sucedía en los dos estudios anteriores.

El cerebro no funciona bien a partir de los 40 ºC

Los científicos saben que el cerebro humano no funciona correctamente a partir de los 40 ºC y que a partir de los 42ºC las células empiezan a desnaturlizarse y corremos un serio riesgo de morir.

De hecho, el estrés por calor produce problemas en la señalización celular, un aumento en la citotoxicología y una respuesta inflamatoria, entre otras cosas

A temperaturas algo más bajas como señalan estudios realizados por Edward Walter, del departamento de medicina intensiva del Royal Surrey County Hospital, en Reino Unido, las temperaturas por encima de los 35 ºC también provocan ciertas alteraciones en nuestro cerebro que pueden afectar a su capacidad metabólica o al flujo sanguíneo lo que provocaría que fuéramos más lentos en esas circunstancias.