Una nueva investigación desafía las suposiciones existentes sobre cómo se forman los tornados.

Históricamente, los científicos asumieron que la rotación del tornado comenzaba en las nubes de tormenta, creando un embudo que propagaba hacia abajo.

Esta teoría coincide con lo que los cazatormentas suelen observar visualmente en el campo. Los observadores a menudo reportan haber visto nubes de embudo descendiendo gradualmente hasta que hacen contacto con el suelo.

Desentrañando los misterios que encierran los tornados

Pero una nueva investigación, que combina un nuevo tipo de radar Doppler con fotos y vídeos de tornados formados por tormentas supercelulares, muestra que lo contrario es cierto: los tornados se materializan desde la superficie hacia arriba.

Fotografía publicada en Twitter por Kelly DeLay de la supercélula tornádica, en Colorado, USA.

Los meteorólogos suelen emitir advertencias de tornado basadas en observaciones de radar de fuerte rotación sobre el suelo, pero los nuevos hallazgos sugieren que los meteorólogos deben volver a evaluar su procedimiento de alerta, según los investigadores.

“Necesitamos reconsiderar los paradigmas que tenemos para explicar la formación de tornados, y especialmente debemos comunicárselo a los pronosticadores que intentan elaborar y emitir advertencias”, dijo Jana Houser, meteoróloga de la Universidad de Ohio en Atenas.

“Realmente nunca vas a encontrar pruebas sólidas de un tornado descendente, por lo que debemos dejar de hacer de eso una prioridad en nuestras estrategias de pronóstico”.

La investigación llevada a cabo en la década de 1970 sugirió que los tornados se forman a partir de la rotación que comienza a varios kilómetros sobre la superficie de la Tierra.

La teoría era que este embudo gradualmente aspiraba aire desde abajo, descendiendo hasta tocar el suelo.

La mayoría de los meteorólogos han aceptado esta teoría de la formación de tornados, pero una serie de nuevas observaciones de radares de exploración rápida han comenzado a cambiar eso.

El tornado de El Reno de 2013, el origen de la nueva teoría

Uno de los casos clave que contribuyó a la nueva comprensión de la formación de tornados ocurrió el 31 de mayo de 2013. En este día, el tornado de El Reno se formó en el centro de Oklahoma y destruyó los registros de tornados anteriores.

Fue el tornado más ancho jamás registrado, con un máximo de 4.2 kilómetros (2.6 millas) de ancho, y con velocidades de viento de más de 480 kilómetros por hora (300 millas por hora), la segunda velocidad de viento más alta registrada en la Tierra.

Houser y un equipo de investigadores de la Universidad de Oklahoma estaban monitoreando la tormenta con un nuevo tipo de sistema de radar Doppler móvil que recolectaba velocidades de viento de tornado cada 30 segundos.

Del suelo al cielo…

Posteriormente, Anton Seimon, un geógrafo de la Universidad Estatal de los Apalaches en Boone, Carolina del Norte, que había perseguido la tormenta de El Reno, recolectó cientos de fotos y vídeos sobre el épico torbellino, de ciudadanos y compañeros cazadores de tormentas.

Cuando Houser comparó los datos de su radar con las imágenes recopiladas por Seimon, notó algo extraño.

Las imágenes mostraron claramente un tornado visible en el suelo varios minutos antes de que su radar lo detectara.

Modelo conceptual dibujado a mano de un tornado mesociclónico. Fuente: http://stormtrack.org/community/threads/weather-art.17037/

Perplejo, Houser volvió a revisar los datos de su radar y analizó los datos tomados en el suelo.

Por lo general, es difícil obtener buenas mediciones de radar en o cerca del suelo, pero Houser y su equipo desplegaron su instrumento en un ligero aumento y no hubo obstrucciones entre ellos y el tornado, por lo que esta vez, tenían datos lo suficientemente buenos como para trabajar con ellos.

Evidencias patentes de rotación en el suelo

Encontró evidencia clara de rotación en el suelo antes de que hubiera rotación en altitudes más altas.

Luego, Houser examinó otros conjuntos de datos de tornados y descubrió que, en muchos casos, la rotación de fuerza de tornado se desarrolla primero en el suelo o cerca de él, en lugar de comenzar en la propia nube.

En los cuatro conjuntos de datos que analizó, ninguno de los tornados se formó siguiendo el proceso clásico de “arriba hacia abajo”.

“Esto enfatiza el hecho de que necesitamos tener una rotación fuerte, de bajo nivel, básicamente cerca del nivel del suelo, ubicada en el lugar correcto, en el momento adecuado, con respecto a las grandes circulaciones de tormentas principales para formar un tornado”.

Jana Houser

Noticias relacionadas

Prever tornados mediante los infrasonidos de las tormentas.