meteorologia-climatologia-diferencias-00

Meteorología y clima (o climatología) son términos que a menudo causan confusión en los medios de comunicación y son utilizados de forma errónea, tanto para definir alguna situación meteorológica como las condiciones climáticas de una determinada ciudad, región o país.

Alguna vez se ha leído la incorrecta expresión: “Se suspendió el evento por las condiciones climatológicas”. Por ello, trataremos en esta entrada de aclarar el significado de ambos conceptos, dos ramas de la ciencia relacionadas pero no iguales.

La meteorología es la ciencia de la rama de la Física que estudia el estado del tiempo atmosférico, de los fenómenos que se producen en la atmósfera así como de las causas y leyes que los rigen, en un plazo de tiempo cronológico determinado.

En cambio la climatología es una disciplina del conocimiento enmarcada dentro de las ciencias de la Tierra que utilizando parámetros y conceptos pertenecientes a la meteorología, se encarga de estudiar las condiciones atmosféricas en un plazo de tiempo extenso, con el objetivo de definir cuáles son las variables atmosféricas habituales en una comarca, región, país, etc. en una determinada franja de tiempo cronológico.

meteorologia-climatologia-diferencias-02

Es decir, podríamos decir que la meteorología estudia las condiciones atmosféricas transitorias, mientras que la climatología trabaja en el análisis y estudio de las condiciones atmosféricas permanentes o habituales de una determinada zona.

Sería correcto indicar que la meteorología es una ciencia auxiliar de la climatología, pues la segunda hace uso de los datos que día a día registran las estaciones meteorológicas y que permiten con el tiempo definir el clima de una zona.

Por ello, haremos referencia a la meteorología cuando se quiera hablar de qué tiempo hará dentro de unos días o una semana; o incluso si se quiere hacer un análisis de la situación meteorológica (de las condiciones atmosféricas) que tuvieron lugar en una determinada jornada o espacio de tiempo en el pasado.

Y es que si es habitual recurrir a la meteorología para realizar una previsión del tiempo que hará en un plazo de tiempo concreto (que hoy día con los modelos meteorológicos estacionales pueden llegar a plazos de muchas semanas) también lo es para realizar un estudio pormenorizado de una situación atmosférica interesante o peculiar que tuvo lugar en el un tiempo atrás.

En ambos casos, la ciencia utiliza herramientas de análisis de las condiciones atmosféricas para unos días determinados, empleando los datos que proporcionan los modelos numéricos de predicción meteorológica así como los datos obtenidos de las estaciones meteorológicas en tierra, en el mar, las sondas que se lanzan a la atmósfera o incluso de los datos obtenidos por los satélites meteorológicos.

De todas esas fuentes los meteorólogos recaban los datos  tanto para una estimación del tiempo que hará como para un análisis de las condiciones que propiciaron un fenómeno meteorológico determinado.

Pero la relación entre meteorología y climatología va más allá. A menudo, los datos climatológicos de una zona, ayudan también a terminar de definir la previsión meteorológica. Y es que los valores estadísticos, la experiencia y las conclusiones de la climatología de una determinada región, son esenciales también para terminar de definir correctamente una previsión meteorológica.

Cuando lo que se pretende es definir las condiciones meteorológicas habituales en una zona, sin basarse en una predicción meteorológica, haremos caso a los datos climatológicos disponibles. En este caso no se está haciendo una previsión de qué tiempo puede hacer o hizo en un lugar, sino de qué valores de temperatura, nubosidad, pluviometría, insolación, etc. suelen presentarse en una época determinada del año en se lugar.

Para ello, la climatología hace uso de los registros y estadísticas históricos de la zona, los cuales permiten definir qué tiempo atmosférico es frecuente para cada época del año, sin hacer un análisis o predicción meteorológica.

meteorologia-climatologia-diferencias-01