La corriente AMOC menos sensible al derretimiento del Ártico

La corriente AMOC menos sensible al derretimiento del Ártico

Una investigación sugiere que la corriente de la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico AMOC, es menos sensible de lo que se esperaba al derretimiento del hielo del Ártico.

Años atrás compartimos con vosotros otra investigación que había constatado que la corriente del Golfo se había desacelerado, pero no de forma tan drástica como podría esperarse, por las condiciones ambientales del planeta.

Este nuevo trabajo, ha encontrado algunas posibles evidencias que justificarían el porqué de este hecho, el motivo por el que el deshielo de la banquisa ártica no tiene por qué influir de forma tan transcendente en el cambio de las corrientes oceánicas que afectan al clima de Europa.

Incidencia de la NAO y la AMOC en el clima de España

Incidencia de la NAO y la AMOC en el clima de España

Los ciclos climáticos de la Oscilación del Atlántico Norte (NAO) y la Circulación Meridional Atlántica (AMOC) gobiernan el tiempo meteorológico de Europa Occidental y de España en particular.

Por ello un grupo de investigación liderado por el Grupo de Ecología y Restauración Forestal de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), en colaboración con la UCLM y las universidades del País Vasco y de Ginebra analizó el impacto que las variaciones de ambos ciclos tienen en el clima de España.

El trabajo tiene el objetivo de entender por qué se suceden los períodos de sequía y de lluvias copiosas.

Importante hallazgo: la AMOC se genera también en las aguas europeas

Importante hallazgo: la AMOC se genera también en las aguas europeas

La mayor parte de la AMOC no se produce en el mar de Labrador (Canadá) como se pensaba hasta ahora, sino que también surge de corrientes que nacen en Europa, en concreto entre Groenlandia y Escocia.

Así lo afirma un estudio de investigación publicado en Science que abre una nueva ventana a la comprensión de cómo evoluciona el clima de Europa, pues esta corriente oceánica (AMOC, Circulación de Retorno del Atlántico Meridional) es clave en el comportamiento de la atmósfera en el viejo continente.