Los mares de todo el Planeta están registrando períodos de anomalías (positivas) de temperatura con más frecuencia de lo que se pensaba.

Así lo afirma un estudio de investigación del Instituto de Investigación del Golfo de Maine (Estados Unidos) que ha analizado un total de 65 ecosistemas marinos de todo el Planeta.

Un estudio que arrancó en el Golfo de Maine

El trabajo liderado por el doctor Andrew Pershing arrancó con un análisis realizado en el Golfo de Maine, donde encontró evidencias de un calentamiento cada vez más frecuente de sus aguas.

Posteriormente, aplicó la misma metodología de estudio a otros ecosistemas, observando poco a poco que aparecían idénticas evidencias por otros rincones marinos del globo terráqueo.

65 ecosistemas marinos analizados

Según podemos leer en el estudio titulado ‘Desafíos para las comunidades naturales y humanas debido a las sorprendentes temperaturas del océano’ y publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS), los científicos analizaron 65 grandes ecosistemas marinos desde 1854 hasta 2018.

El doctor y sus colaboradores examinaron la frecuencia de temperaturas oceánicas sorprendentes, que definieron como una temperatura media anual que es dos desviaciones estándar por encima de la media de las tres décadas anteriores.

Los investigadores identificaron estas sorpresas en todo el mundo: desde el Ártico a Australia, pasando por el Atlántico Norte o el Pacífico oriental.

Una tasa más alta de lo esperado

Además, estos eventos de calentamiento ocurrieron casi al doble de la tasa que esperaban los científicos, basándose en otros trabajos anteriores similares.

Según se puede leer en el resumen del trabajo, los científicos esperaban que de los 65 ecosistemas examinados, solo en seis o siete de ellos se experimentaran esas ‘sorpresas’ cada año.

Pero las observaciones relevaron un promedio de 12 ecosistemas con eventos de calentamiento cada año durante los últimos siete años, incluyendo un máximo de 23 registros anómalos en 2016.

Un peligro para las comunidades naturales y humanas

Este efecto fruto del calentamiento global del Planeta, supone un peligro para la supervivencia tanto de las comunidades naturales (por ejemplo, arrecifes de coral, peces, plancton, etc.), como de las comunidades humanas que dependen de esos recursos.